Páginas

martes, 23 de julio de 2013

La belleza: Una búsqueda sin fin.




“A partir de ahora, debemos rendirnos a la tolerancia, al sincretismo total, al absoluto e imparable politeísmo de la belleza”

Umberto Eco

 
¿Qué es la belleza? Es algo fácil de percibir pero difícil de explicar. El ser humano se puede conmover ante la visión de un amanecer, la sonrisa de un niño o una obra de arte. Podemos encontrarla en la propia Naturaleza en forma de fractales que son formas geométricas irregulares que se repiten a diferentes escalas o también que muchas plantas brotan siguiendo la sucesión de Fibonacci, una sucesión infinita de números naturales que guardan entre sí proporciones equilibradas. La Naturaleza utiliza el mismo esquema para disponer hojas, pétalos, frutos… Sin embargo, la belleza fundamentalmente es una creación cultural, así cada cultura, espacio o tiempo tiene su ideal de belleza. El concepto de belleza como construcción cultural está formado por una serie de ideas socialmente asumidas que van evolucionando de acuerdo con las cambiantes circunstancias sociales, biológicas, psicológicas, etc.
 
 "Nautilus". Museo de la Evolución Humana.
 

La exposición “La belleza. Una búsqueda sin fin” del Museo de la Evolución Humana nos adentra en este fascinante mundo de la mano de ciento cincuenta piezas y nos invita a reflexionar que ha supuesto la belleza en el transcurrir del tiempo, su influencia en nuestras vidas, en nuestras relaciones personales, y que sacrificios de toda índole se puede llegar a hacer para alcanzar un determinado ideal de belleza. Es de destacar como el uso de tratamientos y artificios para acrecentar la belleza era inherente a los mandatarios y clases pudientes desde el inicio de los tiempos y como progresivamente se fue democratizando los usos de higiene y cosmética así como la moda. Se pasa así del uso de la belleza como signo de distinción y diferenciación entre clases sociales a una transversalidad ayudada por cambios políticos, industriales, de pensamiento y mentalidad.

A partir del siglo XX -convulso y con contrastes- irrumpieron vehículos de difusión extraordinarios de ideales de belleza, la industria del cine o la televisión convirtieron en mitos sexuales e iconos de belleza a pléyades de artistas, creando un mundo fantasioso paralelo al mundo real que, sin embargo, no puede ocultar los profundos cambios sociales y económicos que se suceden por toda la tierra relativizando los criterios estéticos.

Adentrémonos en esta exposición, conozcamos los cánones de belleza a lo largo del tiempo, descubramos la proporción áurea en la naturaleza, escultura, pintura y arquitectura, asistamos a los nuevos avances tecnológicos aplicados al mundo de la belleza.

 

Publicar un comentario