Páginas

miércoles, 10 de julio de 2013

Alexandra Berta.


El aforo del patio de los mármoles del Hospital Real estaba completo, presagiando lo que iba a ser una auténtica revelación musical en esta nueva edición del FEX. Una sobria puesta en escena, una mesa con una cítara que anunciaba sonidos nuevos que nos iban a transportar al corazón de la música tradicional húngara.



Foto de Beatriz Eligio
Fotos de Beatriz Eligio
 

Alexandra Berta es una citarista de enorme talento que se acompaña a sí misma con la voz potente, sobria y elegante que posee. Alíz Agod con su voz alegre y perfectamente modulada hace que se compenetren a la perfección. Ádám Kiss Balbinat es un verdadero virtuoso del violín, capaz de arrancar de forma parsimoniosa y terminar en tempo rápido, elevando la expectación del auditorio. Imre Csasznyi, viola, voz y tambura, me descubrió este instrumento parecido a una mandolina, alcanzando pasajes de verdadera calidad con su compañero. Con el sonido envolvente de la tambura y la gravedad de su voz interpretó una canción profunda, muy sentida, introspectiva, una especie de lamento quizás por una pérdida, de emoción contenida, bellísima.


 

La conjunción de las cuatro voces y de los instrumentos de cuerda efectivamente nos trasladaron al corazón de Hungría, cantando sobre temas universales: amor, elección de pareja, matrimonio, separación y penas de la vida. Es por eso que despertaron sentimientos encontrados como tristeza, ilusión, alegría y felicidad, acompañados por melodías identificables en Moldavia, Hungría, India, Estados Unidos… Saber que esos temas universales también se acompañan de melodías universales, que pueden brotar allí dónde halla un sentimiento puro.


 
  

7-7-13 Alexandra Berta from Festival de Granada on Vimeo.
Publicar un comentario